" YO, YO DESEARÍA QUE PUDIERAS NADAR COMO LOS DELFINES, COMO NADAN LOS DELFINES. AUNQUE NADA, NADA NOS MANTENDRÁ JUNTOS, PODEMOS DERROTARLES PARA SIEMPRE. PODEMOS SER HÉROES SOLO POR UN DÍA. ( HEROES ) David Bowie

6 may. 2013

VIVIEN Y OLIVIER EL AMOR DETRÁS DE LA PÁNTALLA












He querido postear este articulo ( 2001 ) del periódico La Nación sobre la famosa pareja Vivien Leigh y Laurence Olivier. Ya sabéis todos que Vivien es de mis favoritas. Jamás habrá otra Escarlata como ella, ni otra Blanche Dubois, ni otra Sra.Stone. Su magnetismo, su mirada azúl, bipolar y vehemente, han logrado transmitirme una fuerza arrolladora, de la que sólo son capaces las grandes artistas. Esa entrega y profesionalidad la hacen también única en ese firmamento de estrellas, en el que muchas fueron las llamadas y pocas las elegidas, por todo esto y más características, tales como su belleza, su talento inconmensurable, su enfermedad ( trastorno bipolar) y su vida privada. Olivier, me temo, y lo siento, no es tanto de mi gusto. Sé que fue uno de los grandes, pero hay algo en su persona que no me cae bien, quizá por abandonar a Vivien cuando más lo necesitaba... Pero, bien, vayamos con el artículo, el cual me parece muy elocuente y esclarecedor, y el cual creo que a todo mitómano interesará. Es otro homenaje a mi adorada Vivien, una luchadora, una mujer bella que a pesar de sus enfermedades brilla en el Olimpo de las Diosas.



Parecían una pareja perfecta: el gran actor y la bella rosa inglesa. Pero ella sufría fuertes crisis depresivas y él era indiferente, aunque nunca dejó de amarla, ni siquiera cuando Leigh encontró a otro hombre. Estas revelaciones proceden de los papeles de Laurence Olivier, recientemente adquiridos y exhibidos por la British Library














La carta es malévola. Le fue enviada a Laurence Olivier el 19 de mayo de 1939, y se refiere a su futura esposa, la bella y brillante Vivien Leigh. "Querido Larry: Tu chiquita está mucho mejor hoy. Lamento muchísimo haberte alarmado anoche, pero yo misma estaba tan alarmada que tenía que decírselo a alguien. Puedes creerme, estoy segura de que ella no sabía lo que hacía. No tenía idea de que esas píldoras eran sedantes tan fuertes, porque de saberlo no habría tomado tantas. Ahora ya las he tirado, y por cierto que no voy a dejarle que tome más... Ahora te cuento la parte divertida: te hubieras muerto si la hubieras visto tambaleándose por el cuarto ayer después de tu llamado... completamente desnuda, con un pañuelo sucio en una mano y secándose las lágrimas con la otra. Los muebles parecían cortarle el paso y ella se tropezaba con todo, hasta que logró llegar a la ducha y se metió bajo el agua fría, y en un instante cayó en mis brazos y derechito a la cama. Después me preguntó ¿Qué pasó esta mañana? Me dio lástima, pero seguía siendo tan gracioso que deseé que estuvieras aquí para reírte. ¿Te imaginas a una actriz que parece borracha en el set de filmación? Sean buenos chicos, ustedes dos, y traten de mantenerse felizmente enamorados. Me altero tanto cuando las cosas no están bien... y Vivien es imposible... ¿hace falta que te lo diga?" La carta es de la secretaria que Olivier había contratado para que viviera en Hollywood con Vivien. ¿Por qué se le habrá ocurrido contratar a la tenebrosa y confianzuda Sunny Lash como acompañante de su amante de 25 años, que estaba sola durante el complejo rodaje de la película que la haría famosa en todo el mundo, Lo que el viento se llevó?





La carta ha salido a la luz entre los papeles de Olivier que acaba de comprar la British Library. Esta impresionante colección de documentos permite entender mejor a uno de los grandes del teatro y el cine del siglo XX.




El 8 de junio de 1939, la proféticamente llamada Lash (azote, en inglés) volvía a escribirle al "querido Larry" contándole la ansiedad de Vivien por volver junto a Olivier: "Temo que tendré que tenerla sujeta durante esta fase... probablemente se haga pis encima antes de llegar. Es tan adorable, pero la pobre criatura está agotada y no se da cuenta, porque la excita tanto la idea de que muy pronto volverá a estar contigo".



Cuando Vivien describió a Sunny Lash como "un ángel de bondad", ¿tenía idea de que la mujer la delataba de manera tan repelente? Y, más significativo, la palabra fase, con sus connotaciones médicas, ¿no sugiere que Lash era también una suerte de enfermera amateur? Si lo era, eso indicaría que Olivier ya había reconocido la inestabilidad psíquica de Vivien, 15 meses antes de que se casaran.




Los primeros síntomas de su depresión se manifestaron a principios de la relación, dos años antes de que Olivier se divorciara de su primera esposa. El Hamlet que el actor interpretó en 1937 en Elsinore, Dinamarca, en el que Vivien encarnaba a la demente Ofelia, corrió el riesgo de arruinarse debido a la conducta de la actriz. La joven estrella, con lo que Olivier describió como "esa belleza inimaginada", se comportó como una poseída, gritándole todo tipo de insultos e incluso agrediéndolo físicamente. Para el asombro de todo el elenco, a las 24 horas de su violento estallido, Vivien se mostraba encantadora y no parecía tener idea de lo que había hecho. En ese momento, a Olivier la escena le habrá parecido una identificación excesiva con el papel de Ofelia. Más tarde le diría a Tarquin -el hijo de su primer matrimonio- que los "desórdenes" de Vivien se remontaban a septiembre de 1944, cuando perdió un embarazo. Sólo en 1953 Olivier les preguntó a los padres de su esposa si había antecedentes de locura en la familia.



Pero ya se negara a admitir los síntomas, o prefiriera mantenerlos ocultos, de todos modos nunca tuvo la intención de interrumpir su carrera para ayudarla. Cuando Vivien estaba a punto de ser despedida de Hollywood, Olivier empezaba a trabajar en una obra, No Time for Comedy, en Nueva York. En su biografía, Confesiones de un actor, escribió: "Noticias preocupantes... que llegan desde Hollywood: el agotamiento sumado a la histeria causada por nuestra dura separación estaban produciéndole síntomas peligrosos". Evidentemente, la separación era menos dura para él. Hubiera podido pasar algún tiempo con ella tras el rodaje de Cumbres borrascosas, pero prefirió proporcionarle la compañía de Sunny Lash. Después de todo, "era mejor no ensuciar mi carrera permaneciendo con ella, como si no tuviera nada que hacer, en vez de ofrecer una buena imagen y una buena actuación en el teatro neoyorquino". Con renuencia respondió al llamado desesperado del productor de Lo que el viento se llevó, David O. Selznick, que le manifestaba la necesidad que Vivien tenía de verlo: tomó un avión y voló a Los Angeles por un día, para "tranquilizarla en lo posible". Y cuando ella tuvo un descanso, y fue a estar con él en Nueva York, Olivier acota: "Fue bastante pesado para mí, que seguía trabajando".









Por su gran dedicación a la carrera, el actor relegó sus relaciones a un lugar secundario. Además de su gran ambición, padecía devastadores celos profesionales. Consiguió que la carrera cinematográfica de Jill Esmond, su primera esposa, se frustrara desde el principio, en 1932, convenciéndola de que debía regresar con él a Inglaterra en vez de quedarse en Hollywood para protagonizar A Bill of Divorcement, la película que convirtió en estrella a Katharine Hepburn. Su rivalidad de toda la vida con John Gielgud es bien conocida. Con el éxito de Lo que el viento se llevó, Vivien Leigh se convirtió en la actriz más famosa del momento. La gota que colmó el vaso fue que ella ganara el Oscar por su interpretación de Scarlett O´Hara, mientras él lo perdía por su rol de Heathcliff en Cumbres borrascosas. La noche de los Oscar, ella fue muy cuidadosa. Mientras posaba para las fotos junto a Selznick, Leigh sostuvo el trofeo en alto, pero cuando posó con Olivier, lo dejó a un lado y se sentó sobre las rodillas de su esposo. Aún así, en el auto, camino a casa, él se lo arrebató. Cuando llegaron, Leigh lo usó para trabar una puerta.






Desde el principio, Olivier y Vivien tuvieron separaciones por exigencias profesionales, en ciudades diferentes y países diferentes. Las cartas de amor de Leigh llenan muchas gavetas de los archivos de la British Library. Sin duda, Olivier debe haberse conmovido con las notas que ella garrapateaba para él en unas pequeñas tarjetas blancas que dejaba por toda la casa, para que Olivier las encontrara al levantarse, cuando Vivien había salido para un ensayo. "Mis amorosos pensamientos te envuelven, corazón querido. Sigue durmiendo tranquilo, tu Viv." También le gustaba escribirle mensajes rimados, como éste, para un cumpleaños o una Navidad: "Dos suéters te he dado/ para tenerte abrigado/ si siempre los usas/ estarás bien cuidado".



Su caligrafía, nunca demasiado legible, se hacía más grande y más abstrusa en momentos de miedo o de gran excitación. Garabateada en lápiz; hay una carta de cuatro páginas que le escribió en 1949, mientras volaba a Los Angeles después de interpretar el personaje de Blanche DuBois en una puesta de Un tranvía llamado deseo. Dado el esfuerzo que implicaba para alguien tan frágil encarnar a la marchita bella sureña, seguramente Leigh estaba enferma y posiblemente ebria cuando la escribió. Termina así: "Te amo adoro venero y te beso y te beso profunda y eternamente... mi amor... mi vida... mi amigo..." La goma que mantiene juntas las cuatro páginas está intacta. Como si Olivier, atareado en Londres con su compañía productora, ni siquiera se hubiera molestado en leerlas. El avasallador afecto de Vivien lo cansaba, y los nueve años de matrimonio, a esa altura, le habían resultado un terrible drenaje de energía.



Evidentemente, él dejaba mucho que desear como amante. En sus Confesiones escribió: "Fue difícil... hacerle entender, en los momentos en que estaba tristemente desencantada de los resultados de mi pasión íntima, que toda mi energía se iba en la actuación, y que uno sólo puede ser una clase de atleta por vez."



La pasión de Olivier por Vivien terminó con el matrimonio de él con Jill Esmond, que estaba embarazada de Tarquin. Si bien con esto demostró que no era buen marido ni buen padre, sí fue bueno en el rol de hidalgo rural. En 1945 convenció a Vivien de las ventajas de vivir en el campo, y compraron Notley, una abadía del siglo XII cuyas ventanas dominaban el Támesis, y que Olivier amaba "en exceso", más incluso que a cualquiera de sus esposas o hijo. Vivía pendiente del ganado y del cuidado del huerto.








Para cuando se establecieron en Notley, los Olivier ya pertenecían a la nobleza teatral. En la propiedad, uno podía encontrarse con Marlene Dietrich o Katharine Hepburn paseando por el jardín; a Vivien, con ropa de Pucci y charlando con Rex Harrison en la biblioteca, y a Olivier enfundado en una chaqueta de tweed, mostrándole la propiedad a Orson Welles. Vivien, siempre hiperactiva, dormía apenas un par de horas, y usaba todos sus recursos para impedir que los demás se fueran a dormir temprano. Olivier, siempre agotado, solía desaparecer antes que sus huéspedes, saliendo sigilosamente de alguna habitación en la que Noel Coward tocaba el piano o Michael Redgrave interpretaba alguna danza. En momentos de crisis, Viven solía enclaustrarse en Notley con un par de enfermeras hasta que se recobraba.



El tuvo aventuras, pero para su crédito, y como tributo al exasperado amor que sentía por su esposa, estuvo con ella durante 20 difíciles años, antes de casarse nuevamente con Joan Plowright. Tarquin, que adoraba a ambos a pesar de todo, dijo que su padre fue el amor de la vida de Vivien, más allá de las cosas terribles que ella solía decir en sus períodos de enfermedad. En 1953, la filmación de Elephant Walk produciría el desastre. Vivien se enamoró de su coprotagonista, Peter Finch. Es posible que Olivier le haya agradecido que se ocupara de Vivien por un lapso, pero al poco tiempo, el productor Irving Asher llamó a Olivier para decirle que la conducta de Vivien era errática. El actor viajó a Ceilán, donde se rodaba la película y encontró a Vivien en su etapa maníaca, y en pleno romance con Finch. Se quedó tres días, sin poder hacer gran cosa. Vivien empeoró y, de regreso en Hollywood, su crisis se desencadenó: Olivier fue llamado por David Niven y Stewart Granger, y allá fue, para encontrar a su esposa drogada y como en trance, confesándole su amor por Finch. Pero Finch había desaparecido, y Olivier, enfurecido por el abandono del otro, intentó ayudar a Vivien llevándola de regreso a Londres e internándola para que fuera sometida a reiterados tratamientos de shock.



 El matrimonio siguió, a los tropezones, durante un largo tiempo, otro embarazo perdido y enfermedades recurrentes, hasta el inevitable divorcio, en 1960. Finch fue a Notley, en una especie de menage à trois, que a Olivier no pareció molestarle demasiado, y cuando Vivien y su amante se fugaron, ni siquiera lo advirtió. Con algunas escenas de violencia, en las que Olivier se salió de quicio, el matrimonio acabó definitiva y tristemente, como lo prueban los papeles de divorcio. Pero muchos factores los mantuvieron unidos durante 23 años. Ambos pertenecían a la nobleza actoral; él no quería incurrir en la culpa que le provocaría el divorcio y, a pesar de su concentración en el trabajo y su ambición, acabó por sentir pena por la enfermedad de Vivien. El biógrafo de Olivier, Anthony Holden, relata que alguien que visitó al actor en 1986, lo encontró llorando mientras veía un viejo film de Vivien por televisión, y diciendo: "Esto era amor. Verdadero amor". Le había llevado 50 años darse cuenta. 










En este vídeo se recogen las mejores escenas que el matrimonio represento, merece la pena su visionado, es un lujo .....



AQUÍ TENÉIS EL ENLACE DE UN COMENTARISTA ( FORASTERO ) EL CUAL HE VISIONADO Y ES FABULOSO.

 

54 comentarios:

Javier Simpson dijo...

Con lo que cuentas no me extraña que él fuera el antipático. De aquellas los tratamientos de electroshock eran el pan nuestro; no sabían hacer otra cosa. Interesante el trío que pareció haberse formado entre Olivier, Finch y ella. Por lo que interpreto de todo lo que sé del tema, Olivier no dejó de quererla nunca: una guerra entre la razón y lo que le convenía por los problemas de Vivian y los sentimientos que tenía hacia ella.
Un beso, Susan. Buena entrada.

Caricaturas a la Carta dijo...

Siempre me entero de alguna cosa nueva con tus post, Susan, aunque hoy has estado un poco más seria de lo habitual. Felicidades!!!

tesa arranz dijo...

Querida Susan: Todas tus entradas son genuinas, pero esta me ha impactado por lo bien documentada que esta y lo fiel que has sido al retratar esta enfermedad que conozco de cerca. Realmente síntomas, fase, delirios y comportamientos que como Vivi, sufren los que la padecen y los que conviven con ellos.... Típicos también detalles como utilizar el Óscar de pollete .....resumiendo, me encanta leerte....paso muy buenos ratos contigo. Gracias mi chica !!!!!!!!!

tesa arranz dijo...

Querida Susan: Todas tus entradas son genuinas, pero esta me ha impactado por lo bien documentada que esta y lo fiel que has sido al retratar esta enfermedad que conozco de cerca. Realmente síntomas, fase, delirios y comportamientos que como Vivi, sufren los que la padecen y los que conviven con ellos.... Típicos también detalles como utilizar el Óscar de pollete .....resumiendo, me encanta leerte....paso muy buenos ratos contigo. Gracias mi chica !!!!!!!!!

Fernando R. Genovés dijo...

Excelente post, Susan. En realidad, todo un reportaje... Está claro que no has podido (ni querido) evitar tu perspectiva femenina del caso, amén de tu devoción por Vivien, la cual comparto. Pero, ay, las cosas del querer...

Si tienes tiempo y te interesa, te recomiendo la lectura de las memorias de Vincente Minnelli, 'Lo recuerdo muy bien'. Te gustará. Minnelli fue mucho más paciente con la no menos inestable Judy Garland. Pero, ay, hay que ver/leer lo que pasó este hombre...

Salucines

SqSmaravillosa dijo...

Hola Susan! Una historia digna de ser llevada al cine, y una vida, la de Vivien, poco envidiable ya que encuentro en ella muchas más sombras que luces.
Olivier creo que sí que la quiso, pero cualquier persona sometida a la presión que supone convivir con una persona inestable como era Vivien hubiese acabado rindiéndose ante tal situación.
Pienso que se enamoraron de verdad, se amaron de verdad, y al morir ella, él sintió como se iba una parte importante de su vida con su muerte.
Un amor vivido con la intensidad y la pasión de dos personas con la sensibilidad a flor de piel, y por lo tanto un desamor vivido con la misma intensidad.
Interesante historia. Un beso Susan


Anónimo dijo...

Wow, qué historia más fascinante, Susan! Fascinante, triste, conmovedora... una historia de cine.
Estaba más o menos al corriente de los problemas conyugales de la pareja, pero no conocía todos los detalles, que aquí aparecen descritos con todo lujo.
Desde luego, es una historia que siempre merece la pena ser contada y recordada, y desde luego no se me ocurre a nadie mejor que tú para hacerlo... a los resultados de este post me remito. ;-)

Muchísimas gracias por compartirlo, amiga.

Un besazo!!!

Luis Fernando Rodríguez Romero

Teo Calderón dijo...

A mí, que ignoraba muchas de las cosas que cuentas en tu pormenorizado post, me ha parecido apasionante y mientras lo leía me iba alineando con Vivien Leigh y cabreando gradualmente con ese presumido, egocéntrico, egoísta, insensible y hasta un poco ruin Laurence Olivier cuya celosa preocupación por su carrera parece ser que le llevaba a una delictiva dejación de sus deberes de esposo. Pobre Vivien, una mujer muy difícil de manejar por las razones que quedan expuestas en el post, sí, pero que se redimía por ese amor generoso, desequilibrado y conmovedor hacia él que debemos suponer que también la amaba pero a su manera, una manera (que no es manera) supeditada a otros intereses que tenían que ver con su intocable prestigio de actor, en suma, con su vanidad.
A un servidor, estos tipos desapasionados y de sangre fría me producen urticaria y no son merecedores de ser amados tan intensamente. Ah, y ese lloriqueo final ante el televisor, no me lo creo (a pesar de lo buen actor que era, o quizá precisamente por eso).
Te felicito, Susan, por este devoto esfuerzo tuyo, muy de agradecer, de trasladarnos esta romántica y triste historia a todos tus seguidores y darnos así la oportunidad de compartir contigo una vez más tu fervorosa pasión por la inconmensurable Vivien Leigh.
P.D.- La afortunada persona a quien dedicas el post estoy seguro de que tiene buenas razones para sentirse muy feliz.

abril en paris dijo...

Tan hermosa como inestable, quizás ese mismo amor tan apasionado la trastornó aún más y si él no era todo lo sensible que debiera con más razón.
Ella siempre me pareció de las mujeres/actrices más guapas que nos ha dado el cine y él...sí, vale, un actor de carácter y de la escuela inglesa con todo el prestigio que eso da, pero bastante engreido, solo hay que leer tambien lo "borde" que resultó con Marilyn, claro que ésta a su vez tambien era una mujer dificil y problemática.
Historias aparte formaron una estupenda pareja cinematográfica, en Lady Hamilton están soberbios ambos dos.
Ella siempre será Escarlata y él..todos esos personajes que 'bordaba' como en La huella.
Estupenda entrada, muy completa,Susan.

¡Felicidades por el post !

BELEN MATEOS dijo...

BELEN MATEOS

Me parece una gran pareja a pesar de todo. Se veía a Olivier pendiente de ella, preocupado. Egoísta también, pero es que hay gente así, que prioriza otras cosas a dedicar tiempo a la gente que siente aprecio por ellos.
A mí me encanta Vivien, no concibo a Escarlata O'Hara sin ella, y no sé hasta qué punto llegaba su apego hacia Laurence, quiero decir que a lo mejor ella también lo agobiaba, o era su enfermedad. A mí me da mucha pena por lo que ella significa en mi mundo cinéfilo y porque, casualmente, con esos estados depresivos me recuerda un poco a mi Margot Kidder.

Paroscopiadecolorines dijo...

Sinceramente desconocía toda esta historia,no suele interesarme mucho la vida de las actrices o actores, es posible que la vea demasiado banal y superficial, pero lo cierto es que después de leer esta historia de amor, y por la simpatía que les tengo a ambos, ella me inspira mucha ternura y compasión. Esas depresiones que relatas y esos estados de ánimo pese al amor que él la profesaba, imagino que serían como consecuencia de una relación tormentosa dadas las circunstancias. Creo que a pesar de su belleza, su inteligencia que sobradamente demostró en sus interpretaciones, era una mujer produndamente frustrada en su vida sentimental, puede ser que no se sintiera querida a pesar de lo que dices del amor que él sintió siempre por ella, pero dudo mucho que ella tuviera esa percepción. Qué penita, no sabía que había sufrido tanto. En fin, las cosas del amor son así de ingratas, pero los sentimientos son a veces incontrolables y racionalizarlos en muchas ocasiones se escapa a nuestro control. Un saludo Susan, me encanta tu post, y es un placer seguirte.

Mara Miniver dijo...

Pobre Vivien, algunas de las cosas que he leído las conocía, otras muchas no. El caso es que la historia de Olivier y Leigh daría para una buena pelí. Seguro que los de Hollywood se lo están pensando.

Un beso

Posdata: ¿Que Olivier era mal amante? Con lo guapo que era... No puede una fiarse, eh?

juan carlos Vinuesa dijo...

Era conocedor del carácter obsesivo y perfeccionista de este genial actor shakesperiano que se movía en su relación con Leigh entre la posesividad más absoluta y su desprecio a partes iguales. De lo que era conocedor era de lo que cuentas en el post (sensacional) y de la documentación que ahora ha salido a la luz.
Enohorabuena, Susan.

selegna dijo...

Una historia complicada por lo que leo, pero como dice Paroscopia, las cosas del amor son así y más si hay una enfermedad de por medio. La verdad sólo pueden saberla ellos. La verdad es que a mí me gusta más debatir sobre las películas y su contenido que sobre la vida privada de los actores, claro que es porque no soy tan mitómana como tú; pero te felicito por tu post tan detallado y con esas estupendas fotografías. Un abrazo,Susan.

Malvi Brass dijo...

Querida Susan muy bello post, viste que triste la vida que llevó Viv. Para mí también es una de las mejores actrices que ha dado la meca del cine, su aire inglés me encantó siempre y esos faroles azules súper deliciosos (pero que escondían su desequilibrio emocional).Por supuesto que la descubrí en mi adolescencia, cuando terminé de leer el libro de Mitchell, me dije: quiero ver la película y la verdad que no podía existir otra Scarlett mejor que ella. Ni hablar que nuestro dramaturgo Tennesse Williams escribió su Blanche Dubois no sólo para una obra de teatro, sino más bien encajó perfecto para Viv. Estas dos interpretaciones reflejan los personajes de una manera tan “viva” que le extrajo el alma a los personajes literarios y se los “apropió” de una forma tan excelsa que te deja con la boca abierta, tarea no muy fácil por cierto. Siempre pienso que a partir de las actuaciones de Viv, “Lo que el viento se llevó” y “Un tranvía llamado deseo”, ya no son asociadas a sus creadores sino a la actriz, ¿no te parece así Susan? Y eso y todo que era de la madera del teatro y no de los plató, una maravilla!!!! Si pudiera tener la máquina del tiempo de Michael Fox me iría a la década del ’50 a ver obras de teatro donde ella interpretaba a Cleopatra y Laurence a Julio César de George Bernard Shaw, o cuando interpretó a Ofelia en Hamlet de W. Shakespeare, qué nivel por Diooos!!!! Hubiera sido un privilege  No sé cuántos Oscar ganó, pero me ha dolido en el alma Susan la utilidad que le dio cuando lo ganó por Escarlata  ¿te acuerdas con quién compitió para mejor actriz? (me largo a llorar acá) te jurooo, se lo hubieran dado a nuestra agente soviética Ninotchka (ya sé lo que me vas a decir, lo digo yo mejor: Greta no hubiera ido a recibir el premio, se hubiera quedado en su casa tomando una bebida, leyendo, no viéndole la cara a nadie), pero es IN-JUS-TO!!! Ya sabemos que su Scarlett fue insuperable, pero que desagradecida con la Academia y todo para no opacar a su amore. No quiero seguir porque me produce “algo” en el cuore. Ah me acordé, debo confesarte con gran tristeza que todavía no pude ver “Un yanky en Oxford”, que fue antes de Escarlata (cuenta pendiente). De Larry ni siquiera puedo decir nada, no me atrajo nunca, obviamente no se discute acá su calidad actoral, sobre él he leído de todo, pero no viene al caso, este post es de Vivien (o por lo menos así lo veo yo). Realmente tu post refleja a la perfección lo que fue la vida de esta actriz, el desamor que presentaba Laurence, su individualismo, y la entrega total de ella hasta el desequilibrio emocional que padeció Viv. Qué tarde se dio cuenta que era el gran amor de su vida, no sabía esa anécdota que cuentas. Impecable también las citas que hiciste sobre las cartas o memorias que han salido a la luz, para graficarnos aún más a nuestra Vivien, como siempre te lucís con todos los post y este no es la excepción, no hay excepciones en este maravilloso blog, con tu sello tan particular, mi querida Susan. Te debo dejar, disculpa si hay errores de sintaxis o redacción, he comentado tan rápido con este teclado que ya no tengo dedos, y me tengo que ir ya. Besotes muchos, ah y eres adorableeeeeeeeeeeee (como digo siempre) por este blog solamente jajaja. Tk.

Mar Salmerón. dijo...

Excelente post Susan! devo confesar que me estoy haciendo muy admiradora tuya, porque amas y sientes con devoción esa magia del séptimo arte. Me uno a los que aman incondicionalmente a Vivien Leigh, una de mis reinas absolutas junto con Garbo. Bien cierto es que Laurence Olivier si realmente quería a Vivien devería haber estado con ella siempre, pero creo que sí se querían y mucho, pienso que Vivien era de esas personas dependientes que necesitan a alguien las 24 horas del día y que no pueden estar solas, quizá Olivier no tenía ese grado de generodidad con ella aún queriéndola (como estoy segura que sí la quiso). Olivier me inspira ternura en una película que hico con Hepburn (los dos muy viejitos) "Amor entre ruinas" de George Cukor. Vivien era una reina, una verdadera dama, con esos ojazos verdes que quitavan el sentido y esa manera de levantar la ceja. En "Un tranvía llamado deseo" nos regaló lo mejor de ella, su tormento, su dolor, su anhelo. Nunca existirá ninguna como ella, esa belleza, fuerza, pasión, y como persona a pesar de su enfermedad estoy segura que era maravillosa, de esas personas auténticas y profundas. Durante años se escribió con una fan española y hasta llegó a conocerla, en los últimos años de su carrera ya estando malita, muestra suficiente de la sencillez, buen corazón y cercanía que tenía hacía sus fans. Era una preciosidad de mujer, siempre estará viva en el pensamiento y alma de los que la admiramos y la queremos con locura.

Forastero dijo...

Hola de nuevo Susan, tal como te prometí estoy por aquí de nuevo y sólo centrado en tu nueva entrada :-), que me parece estupenda.

Para mí, como supongo que para millones de personas que han visto “Lo que el viento se llevó”, y yo la he visto unas cuantas veces, ella, Vivien Leigh siempre será Escarlata O`Hara.

Muy pocas actrices a lo largo de la historia del cine se han fundido e identificado tanto con un personaje como fue en su caso. Tanto es así que resulta muy difícil diferenciar a la mujer real de su legendaria interpretación. Vivien es Scarlett y Scarlett es Vivien.

Después de leer toda la información excelente que nos traes, un gran trabajo la verdad, sobre su historia personal, sus problemas de bipolaridad y la controvertida relación que tuvo a lo largo de su vida con el estirado y engolado Lawrence Olivier esa identificación con la protagonista de la película más famosa de todos los tiempos se hace todavía más patente. Al menos para mí.

Uno ya no sabe muy bien si la Vivien real se quedó “abducida” para toda su vida del espíritu de Escarlata; o si Escarlata, la maravillosa protagonista de la célebre novela de Margaret Mitchell en que se basó la película del mismo título era, en sus rasgos y personalidad imaginados por la escritora, un alma gemela de la actriz.

Independientemente de elucubraciones y conjeturas sin fundamento fue una interpretación fantástica que rozó la perfección y queda enmarcada con letras de oro en la historia del cine.

Al parecer la historia del casting de Escarlata con las casualidades y anécdotas que se cuentan, sean leyenda y realidad, aumentan aún más ese halo mágico alrededor de todo lo que ocurrió con la película que la convirtió en la actriz más famosa de su tiempo.

También es verdad que hay quién dice que la fama mal digerida por este éxito apoteósico, sus caprichos y la inestabilidad emocional fueron la causa de sus problemas posteriores y que su carrera no brillase después de “Lo que el viento se llevó” a pesar de que protagonizó un par de películas al menos en las que brilló a gran altura.

Dejaré para otro momento el comentar más a fondo su relación con Olivier. Sólo adelantar que Terenci Moix, en el capítulo que le dedicó a la actriz en uno de los artículos que titulaba "Mis inmortales del cine" y que publicaban semanalmente en la revista "Blanco y negro" en los años 90 del siglo pasado (no tengo ninguno de los libros que publicó después con ese título pero si los recortes originales de la revista que son mis joyas particulares) cargaba la culpa de los problemas de su relación con Sir Lawrence en ella.

Para terminar, y hablando del famoso casting para elegir la actriz que debía interpretar a Escarlata, convirtiéndose en un asunto casi de carácter nacional, os dejo esta pequeña joya que me he encontrado: http://www.youtube.com/watch?v=SHWOkmHsGSg

Roy Bean dijo...

Menudo pedazo de post que te has marcado Susan, mira que te gustan estas historias... hay tu Vivian, que te va a llevar por el camino de la amargura :-)

Beso
Roy

Por cierto, sabes que J.C. Vinuesa está conmigo ahora en Ganarse un acre lo digo por si se presenta por aquí,¿Lo conoces de FB? ¿no?

Forastero dijo...

Hola de nuevo a todos!

Susan, como complemento de tu post me parece muy interesante un documental biográfico sobre la vida de la actriz, que se titula "Scarlett and beyond" - Escarlata y más allá - si la traducción no me falla .

Creo que ilustra perfectamente, con imágenes, toda la información que nos traes, y puede servir para debatir sobre ella y su vida.

Podéis verlo en el siguiente enlace y os aseguro que merece la pena.
http://www.youtube.com/watch?v=iS4iDnQKVY8

Antoine de Gar-Vincen dijo...

Querida Susan, me acerco nuevamente a tu blog, un movimiento que siempre es un placer, y leo un magnífico post.Te vuelvo a felicitar. Poco más puedo decir que no hayas dicho tú sobre esos dos personajes. Él nunca me ha gustado.Siempre me ha parecido más lejano que Marte. Tenía la mirada que tienen todos los egocéntricos, nublada y gris como el agua congelada. A ella en cambio siempre la he visto como veía Alejandro Magno a Babilonia: una concubina fácil de conquistar pero difícil de abandonar.

Carlos Aguilar dijo...

Meritorio post, que me ha hecho descubrir diversidad de cosas que en mi calidad de profesional debiera conocer. Sobre todo, me ratifica en que Olivier, además de un actor tremendamente sobrevalorado, fue un cretino y un cabrón.

Jimmy dijo...

Susi querida, he leído tu post, que decirte formidable como siempre, aunque la vida y milagros de tu adorada Vivien, me la sé de memoria, vamos como la lista de los Reyes Godos. Es cierto que Escarlata, debió pasarlo terriblemente mal por sus enfermedades, te olvidas de mencionar la tuberculosis crónica que fue lo que la llevó a la tumba. Sus excesos con el alcóhol de sobra conocidos, así como su veneración por Olivier, no hay nada más que observar como lo miraba, en estas cosas del amor, parece ser que siempre hay uno que ama o aguanta más que el otro. Ahora bien me parece del todo injusto que Larry la dejase en manos de la tal Sunny, en beneficio de su carrera, que como bien dice el último comentarista, es del todo sobrevalorada, aunque sé que habrá algún cinéfilo que me quite la razón; sobre sus artes amatorías que decirte, se sabe, se comenta que las mujeres Bipolares son extremadamente ninfómanas y seguramente el pobre Larry no daba la talla, además su carrera fue su verdadero amor. La última frase que pronunció Olivier, me resulta del todo hipócrita y de ser imbecil total.
He leído otro comentario, sobre que tu adorada Vivien, te va a llevar por la calle de la amargura, me atrevo a jurar que dicha calle " Amargura " la vislumbras y sabes mantenerla alejada de tu camino y tus tacones.

Molts petons estimada meva.

Jimmy dijo...

Se me olvidaba comentar la nueva cabecera, Greta parece una Virgen de Murillo en pleno éxtasis. Mis felicitaciones al autor.

Mes petons Susi.

Susan Lenox dijo...

A Dios pongo por testigo, que un día de estos os responderé !!!

Susan Lenox

Malvi Brass dijo...

Por favor la cabecera que tienes Su!!!! No lo puedo describir con palabras. Extraordinario por excelencia!! <3 ;)

Susan Lenox dijo...

Querida Malvi, te contesto, porque sino te dará un ataque de nervios, la cabecera es obra de mi amigo Teo Calderon, que también es quién hizo el collage mío que estoy mirando a nuestra querida Greta.

Besazos mil cielo.

Susan Lenox dijo...

JAVIER

Bueno yo he tratado de exponer, lo que a traves de los años sé sobre esta pareja. Ni que decir tiene que siempre estuve al lado de Viv, que se quisieron no hay duda, pero creo que Olivier, tendría que haber estado más por ella, pues Viv le necesitaba...pero ????

Mols biquiños Javi y gracias por pasarte, ya que yo ando muy perezosa con el tema blog.

Susan Lenox dijo...

CARICATURAS

Querido Jordi, en mi blog, siempre descubrirás cosas que no sabes y eso que tú sabes un montón. Sobre que estoy más fría, sera que intento imitar a la garbo, jajajajaja.

Molts petons.

Susan Lenox dijo...

TESA

Querida mía, sabría que te encantaría el post de Viv y todo lo que sufrió, por ese transtorno bipolar que sufría y el amor por Olivier al que adoraba, pero parece ser, que este señor, no la amaba del mismo modo. !!! pobre Viv!!!

Susan Lenox dijo...

FERNANDO g. GENOVES.

De sobra es conocida mi adoración por la actriz inglesa, y por supuesto no puedo dejar de verlo desde un punto femenino...
No conozco las memorias de Minelli, pero le aplaudo si tú me dices que tuvo más paciencia con la pobre Judy, que también paso lo suyo.

Gracias por tu comentario y Salucines.

Susan Lenox dijo...

SQSMARAVILLOSA

no me cabe la menor duda de que se amaron y mucho, sólo he recogido este fabuloso articulo, en el que se describe el estado crítico de Viv, pienso que Olivier, tendría que haber estado menos por su carrera y más por su mujer, ella le necesitaba y sin embargo la dejo en manos de enfermeras, no digo que para Larry no fuese difícil esta situación, pero no puedo evitar como ya sabes estar en su contra, nunca me cayó bien este señor y creo que está sobrevalorada en gran modo.

Gracias por pasarte y un beso cari.

Susan Lenox dijo...

LUIS FERNANDO

pues si una historia fascinante, intento postear poco, pero hacerlo de una manera consciente de explicar cosas, porque para hablar siempre de lo mismo....
No te pierdas el siguiente post que no tiene desperdicio y luego ya me cojo unas vacaciones.

Querido Luis, gracias por pasarte y un besazo.

Susan Lenox dijo...

TEO CALDERON

Bueno supongo que tú como crítico de cine, sabriás al menos parte de la historia, tan desafortunada de mi querida Vivien, y sí Olivier debido a su carrera la desatendió en todos los sentidos, como bien digo dejandola en manos de enfermeras. Viv, una mujer muy enferma, dotada de una sensibilidad fuera de lo normal, amaba a larry por encima de todo, pero parece ser que está hermosa criatura, no dio con el hombre adecuado, sino con alguién endiosado de si mismo hasta decir basta, ni que decir tiene y tú lo sabes bien, como todos mis seguidores de mi adoración por Vivien, sólo por su Escarlata y su Blanche Dubois, ya merece estar en el Olimpo de las Diosas, mujer menuda frágil, dotada de unos ojos y una mirada que según mi opinión es la mejor que ha dado el cine, y como bien sabes después de la Garbo, Viv, está en el altar de mis Diosas.

El hombre que inunda mi corazón, supongo que será muy feliz, pues tiene un tesoro entre las manos.

Gracias por tu comentario y un beso.

Susan Lenox dijo...

ABRIL EN PARIS

Aunque no me paso mucho por tu blog querida Abril, sé que sientes la misma admiración por Vivien que una servidora, por lo tanto supongo que estarás al tanto de la historia de esta pareja, en que todo no fueron flores y violas.

Gracias por tu comentario y un abrazo.

Susan Lenox dijo...

BELEN MATEOS

Yo tampoco concibo otra Escarlata que Viv, qu Olivier priorizó su carrera por ella, está más claro que el agua, sobre si Viv le agobiaba, querida Belen siempre que se ama alguién se termina por agobiarlo, es el amor que es así de egoista.
Sobre esto que dices de Margot Kidder, conozco sus crisis depresivas, parece ser que este es el pan de muchas actrices, pues Gene Tierney estuvo a punto de suicidarse y la guapísima Charlotte Rampling también padece o ha padecido de depresiones.

Gracias mil por pasarte y un beso querida Belen.

Susan Lenox dijo...

PAROSCOPIADELOSCOLORINES

Sí tienes razón en lo que dices, puede ser qu Viv, no percibiera el amor que Olivier la profesaba, debido a su enfermedad o que él no se aplicó lo suficeinte en que lla lo viera. Aquí Larry falló como hombre y sí Vivien sufrió mucho, muchisímo, una lastima que no tuviera un caracter más frío estilo Garbo, se hubiera ahorrado muchos disgustos, pero ya ves la vida ....

Gracias por tu comentario y por seguirme es un placer para mi, mi blog es una de las cosas que más ilusión me hacen, aunque lo tenga un poco abandonado, y es que el amor nos deja poco tiempo, para nada más.

Un besazo.

Susan Lenox dijo...

MARA MINIVER

Daría para una peli tipo drama-queen de los gordos, aunque nunca sería como la dura realidad.
¿ me dejas de piedra pomez querida? te parece guapo Olivier como hombre, yo no sé si será que le tengo tanta manía, que me pone menos que una escoba, jajajajaja.

Gracias por pasarte querida Mara.

besazos miles.

Susan Lenox dijo...

JUAN cARLOS VINUESA.

Pues querido no te acostarás sin saber algo más, ya suponía que tú debido a tu trabajo conocías la historia, el trato de Olivier hacía Viv, dejaba mucho que desear, Viv estaba enferma, muy enferma y él debió de estar más a su lado. Sobre las dotes de actor de larry, como dice Carlos Aguilar más adelante, me parece completamente sobrevalorado.

Gracias por pasarte querido Carleti y besazos a millones.

Susan Lenox dijo...

SELEGNA

las cosas del amor son como bien dices complicadas y siempre hay una parte que sé implica más que otra. Sobre debatir sobre películas sin embargo es algo que de no ser las que tengo en mi lista de favoritas, me aburre soberanamente o no es lo mío, yo más que cinéfila querida Selegna soy mitómana, bueno ya me conoces.

Gracias por pasarte y un besazo querida.

Susan Lenox dijo...

MALVI BRASS

Querida Malvi, poco puedo decirte, gracias...gracias y miles de gracias tú comentario, es otro post dentro del post, estoy totalmente de acuerdo contigo siempre, se ve que esto de haber sido embrujadas por el poder de la Garbo, es mucho...A Olivier me pasa como a ti, no discuto su calidad, que sin duda la tiene, sólo faltaría, se entrego en cuerpo y alma a su carrera, pero me deja fría como un témpano. En el caso del Oscar, te juro que ese año lo hubiera partido por la mitad, para ser justa, está claro que GG, no hubiera ido a recoger el premio, pues hablando en plata " la sudaba todo esto ". Querida Malvi, lo que siento es que nos separe el océano Atlantico para poder platicar contigo de cine y de nuestra GG, sin despreciar a mis otros comentaristas a los cuales adoro, creo que mi blog, se ha visto enriquecido con tu entrada, tu cultura y tus conocimientos.
Ya te avisaré porque el siguiente post, te va ha encantar, ni más ni menos que sobre Greta y Marlene....no tiene desperdicio.

Millones de gracias por tu comentario y gracias a la Red que nos ha puesto en contacto, espero que por mucho tiempo.

Besazos miles.

Susan Lenox dijo...

MAR SALMERON

Pues muchísimas gracias Mar, que te guste leerme, es lo que trato, de trasmitir lo que siento en este blog. Sobre Vivien-Larry quizás tengas algo de razón y Viv fuera completamente dependiente, pero hay que pensar que estba muy enferma y muy enamorada de este hombre. Recuerdo es peli de Cukor con La Herpburn, pedazo de actriz, y no digo que no la amase, pero amó más su carrera y eso es lo que no le " perdono " entonces todas y cada unas de sus interprtaciones las miro y pienso en Vivien, una mujer, enamorada hasta la médula y desequilibrada. EN UN TRANVÍA LLAMADO DESEO, que puedo decirte, se arrastró entre cristales, nos dió lo mejor de si misma, esa Blanche Dubois, merece un tratado en los anales del cine.

Gracias por tu comentario y miles de besos querida Mar.

Susan Lenox dijo...

FORASTERO

yo tampoco puedo diferenciar a Vivien de Escarlata, me parecen que son la misma persona, egocentricas, caprichosas, bellas y con coraje, pero hay otro personaje que Vivien interpretó y lo hizó como ella sólo sabía con el corazón y las entrañas y ese fue su Blanche Dubois, es ella también y es que parece que todos los personajes de Viv, la iban como anillo al dedo. Sobre lo que dices de Terenci Moix, no he leído nada de él, pero ya me imagino que su postura sería defender a Olivier, seguramente estaría enamorado del actor, como tantos otros y no podía ser objetivo, yo creo que Vivien tenía más talento que larry sin dudarlo un segundo, a mi Olivier me deja fría como el hielo.

Gracias por tus enlaces, en cuanto tenga un poco de tiempo los miro y espero verte en el próximo post que también sera de mucha información.


Un beso.

Susan Lenox dijo...

FORASTERO

Gracias de nuevo me apunto el enlace pero ya mismo y en el momento que tenga un rato lo visiono.

Otro beso.

Susan Lenox dijo...

ROY BEAN

Gracias Roy, ya sabes que yo soy de mega-post, prefiero publicar uno al mes que ofrezca algo a editar todas las semanas para no aportar nada.
Sobre que me gustan estas historias, me gustan todas las historias, menos las del oeste, ya sabes que soy una romántica empedernida y tranquilo que mi querida Vivien no me lleva por la calle de la amargura, en ese caso me llevará Cooper, jajajajajajaja.


Gracias por pasarte querido Roy, besos mil.

Susan Lenox dijo...

ANTOINE DE GAR VICENT

ya suponía que eras de los míos y que Olivier te parecería más lejano que Marte, a mi me parece más lejano aún, es como de otra Galaxia en la que sólo hay hielo.

Gracias por tu comentario, es un placer tenerte en mi blog, ya lo sabes. Miles de Besos.

Susan Lenox dijo...

cARLOS AGUILAR

Pues un placer para mi, poderte aportar algo, que no sepas, me hace dudar que tú no conocieras al detalle la historia y SÍ Olivier, sobrevalorado hasta decir basta, totalmente de acuerdo contigo....como casí siempre querido Carlos.

Besazos miles.

Susan Lenox dijo...

JIMMY

Que te voy a decir a ti !!! te aguantas !!! si te resulto pesada, sólo tienes que ponerme una mordaza como Bette hizo a La Crawford. Pues ya ves estimado Jimmy, son muchos los comentaristas que no soportan a Olivier, le ven más frío o lejano que Marte y no creo que lo digan por darme la razón.
Y sí la última frase que pronunció larry, es de ser idiota perdido....dejar escapar una mujer como Vivien, bella, lista y con ese punto yo diría que hasta salvaje... en fin que le den.

Mols petons estimado y repasa la lista de los Reyes Godos, porque el próximo post, te vas a quedar a cuadros, jajajajajaj.

Susan Lenox dijo...

MALVI BRAS

La maravillosa cabecera que tanto te gusta, es obra de Teo Calderón, así como la foto tipo collage que está en la columna de una servidora con su musa es decir nuestra Gretá.

Mas besos.

Susan Lenox dijo...

TEO CALDERON

Gracias querido Teo, por esta cabecera tan preciosa y que hace tanto tiempo que quería tenerla y también por el collage. Mil Gracias.

Un besazo .

Teo Calderón dijo...

Desde que la Gustafsson -que es Virgo como yo- supo de nuestra amistad y del cariño que nos une, pues, chica, que su alma campesina me visita cada vez que cierro los ojos y me concentro. Así que fue ella más que yo la coautora de esa mística cabecera guiándome para que te encantara.
Ah! por cierto, antes de regresar a Asgard me sopló que tú eres su chica favorita en la Tierra y que te vigila de cerca. Luego me confesó que allí se aburre (in)mortalmante con Frigg la esposa de Odin que se pasa el día contándole las batallitas de su marido. Creo que nos echa de menos.
Gracias a ti, Susan, con un beso.

Susan Lenox dijo...

TEO CALDERON

Eres virgo, ya decía yo que eras más frío que un témpano. La Gustafsson, te visita por que yo se lo he dicho y ya lo sé que soy su chica favorita en la Tierra. No me extraña que se aburra con la tal Frigg, bueno cualquier día nos animamos y la hacemos una visita.
Gracias a ti querido Teo. un besote.

Susan Lenox dijo...

FORASTERO

Mil gracias por el enlace, el cual acabo de editar en el post, para disfrute de tod@s.

Un abrazo.

Forastero dijo...

No hay de qué, Susan.

No es por nada pero estaba seguro que te gustaría. En cuanto vi esta nueva entrada sobre Vivien pensé que ese documental biográfico le sentaba como anillo al dedo, y que era un complemento perfecto.

En el enlace, que considero una pequeña joya, me encontré además con una grata sorpresa: disfrutar de una jovencísima y atractiva Jessica Lange presentando el documental.

Si es que las alegrías como las penas nunca vienen solas. Igual que cuando sacamos una deliciosa cereza del cesto y con ella, detrás, vienen otras.

Una curiosa coincidencia además, ya que en la entrada anterior habíamos mencionado a Jessica porque había interpretado a Frances Farmer en el biopic de la malograda actriz.

Por cierto Jessica Lange es una de mis actrices favoritas. Hay escenas de algunas de sus películas que tengo prácticamente insertadas en el ADN de mi memoria cinematográfica. No diré cuáles por si otro día hablamos de ella; una actriz que merece, desde mi punto de vista, estar en el Olimpo de las diosas del cine.

Bueno sí, sólo diré que era yo muy joven cuando la vi, tan sensual y maravillosa, en aquella nueva versión de "El cartero siempre llama dos veces" que se estrenó en los años 80 del siglo pasado y todavía me revuelvo en mi asiento al recordar su actuación.

Susan Lenox dijo...

FORASTERO

Mil gracias, no sólo me ha gustado me ha fascinado, todo lo que sea sobre Viv me apasiona.
Y sí he visto a esa jovencisíma Jessica Lange, actriz que tiene todos mis respetos y desde luego he visto gran parte de sus films, precisamente no hace mucho vi, ahora no recuerdo el título, bueno hace de la mujer de un militar, con un trastorno de la personalidad, si puede decirse así, y aparte de lo sexy que sale, maneja el rol que me quede de piedra, sí magnifica Jessica, por supuesto EL CARTERO SIEMPRE LLAMA DOS VECES, también la he visionado y a mi juicio está mejor que Lana Turner.
Hablando de otra cosa, veo que expresas muy bien, casí en un plan poético, eso de las cerezas me ha llegado al alma....
De nuevo darte las gracias, te espero en mi próximo post, que no revelaré, pero es un plato fuerte, quizá de los más fuertes.
Lástima que te camufles bajo ese seudónimo de Forastero, para mi empiezas a ser no tan Forastero.

Un fuerte abrazo.